¿Qué es una sala blanca o limpia? Definición, tipos y características

¿Qué es una sala blanca o limpia? Definición, tipos y características

Desde que el COVID19 llegara a nuestras vidas, en noticias y prensa se habla de unos lugares conocidos como “salas blancas”, donde su personal debe entrar descontaminado, equipados con trajes estériles. Desde PROINTER queremos explicaros un poco más de estas salas limpias tan de moda.

sala limpia NASA
Sala blanca de la NASA (imagen: wikipedia)

¿Qué son las salas blancas o limpias?

Una sala blanca o sala limpia es un espacio aislado que está diseñada para conservar unos niveles muy bajos de contaminación vírica, microbiana o de cualquier otro tipo.

El ambiente en el interior de estas salas se encuentra bajo unos rigurosos sistemas de control, entre los principales parámetros que se controlan dentro de las salas blancas son:

  • Número y dimensiones de partículas en el aire
  • Temperatura seca y distribución de la misma
  • Temperatura húmeda y distribución de la misma
  • Flujo de aire: velocidad y dirección, así como su distribución en la sala
  • Presión interior del aire y su distribución
  • Iluminación
  • Geometría y acabados interiores
  • Protección contra incendios
  • Protección electrostática

¿Tipos de salas blancas?

Normalmente, las salas limpias o blanca se ajustan a la definición dada, en la mayoría de ocasiones. Pero, en muchas ocasiones también se aprecian variantes dentro de lo que conocemos como salas blancas. Algunas de ellas pueden no ser tan estrictas con la pureza del aire, otras, presentan unos requisitos muy exigentes, para evitar la presencia de campos electromagnéticos.

Dentro de este subtipo de salas blancas, englobamos, espacios donde se utiliza maquinaria altamente sensible a este tipo de alteraciones o interferencias.

Aplicaciones de las salas limpias

Las instalaciones limpias o blancas se empleas en multitud de sectores en cuyos procesos se requiera un aire limpio y sin impurezas. Las encontramos en industrias de desarrollo de productos microelectrónicos o dentro de la industria farmacéutica, por nombrar un par de ejemplos

Detallamos los sectores donde se suelen utilizar principalmente las salas blancas:

  • Industria óptica
  • Biotecnología
  • Medicina
  • Quirófanos
  • Creación de material quirúrgico
  • Creación de mascarillas
  • Laboratorios químicos
  • Industria farmacéutica
  • Microelectrónica
  • Industria aeronáutica
  • Industria aeroespacial
  • Salas de rayos X
  • Salas de resonancia magnética
  • Salas de cableado de alta tensión
  • Industria alimentaria
  • Micromecánica y nanomecánica

¿Cómo se clasifican las salas blancas?

Las características y clasificaciones de las salas blancas, se basan principalmente en sus dimensiones, carga de trabajo, ámbito de aplicación, materiales y tecnologías empleados, etc.

Existen distintos estándares para su clasificación, como ISO 14644-1 o FED-STD-209E, que organizan su distinción de clases por el número de partículas en el aire.

ClaseNúmero máximo de partíclulas/m3
≥0.1 µm≥0.2 µm≥0.3 µm≥0.5 µm≥1 µm≥5 µm
ISO 110
ISO 21002410
ISO 31,00023710235
ISO 410,0002,3701,02035283
ISO 5100,00023,70010,2003,520832
ISO 61,000,000237,000102,00035,2008,320293
ISO 7352,00083,2002,930
ISO 83,520,000832,00029,300
ISO 935,200,0008,320,000293,000

Hay valores ausentes en la tabla, bien ya que son tan bajos que no son medibles de una manera fiable o son tan altos que se considera establecer un límite.

Una sala clase 9 se corresponde con una estancia corriente sin ningún sistema especial de filtrado de aire.

Orígen

Los primeros prototipos de salas limpias, que no lo eran en realidad. Se desarrollaron a finales del S. XIX, dentro del marco sanitario. Por aquel entonces cirujanos y microbiólogos, descubrieron que el número de infecciones bacterianas, disminuía si había una constante ventilación, del aire del quirófano.

Con ello se comprobó que se debían utilizar normas respecto a la higiene y la vestimenta en la sala de operaciones, así como, esterilizar todo el material quirúrgico, después de cada uso.

La primera sala limpia conocida fue ideada y diseñada por el físico americano, Willis Whitfield, en 1960. Su mayor innovación fue el incorporar en la sala, una máquina que insuflaba una corriente de aire filtrado y de manera constante, expulsando el aire residual al exterior.

Willis “Mr. Clean” Whitfield (imagen: energy.gov)

¿Cómo debe ser el flujo de aire en una sala blanca?

En las salas limpias debe de haber un flujo continuo de aire altamente filtrado que se diferencia en función del tipo de movimiento de aire que se produce en el interior de la sala, pudiendo ser turbulento o laminar.

FLUJO DE AIRE LAMINAR

Flujo de aire laminar

FLUJO DE AIRE TURBULENTO

Flujo de aire turbulento

Flujos de aire laminar y turbulento (imagen: wikipedia)

Una sala con un flujo de aire unidireccional o laminar, el aire atraviesa la estancia de forma uniforme, haciendo que la contaminación se elimine sin posibilidad de diseminación. A su vez la corriente de aire puede ser: vertical, horizontal o inclinada.

De otro modo, en una sala con un flujo de aire multidireccional o turbulento, el nivel de pureza se consigue “diluyendo” la contaminación mediante la incorporación de aire limpio.

Independientemente del tipo de flujo de enlace, podemos diferenciar sistemas abiertos o de circuito cerrado. Estos últimos son muy comunes, por ejemplo, en proceso donde se emplean sustancias tóxicas.

Otros factores a tener en cuenta, en las salas limpias

Aunque el sistema de ventilación de estas salas, es vital para mantener los niveles de descontaminación dentro de la estancia, hay otros factores que se deben tener en cuenta.

Contaminación del personal y operarios

Unos de los principales factores de contaminación de microorganismos de una sala limpia son los propios usuarios de la misma. Por ello, en la mayor parte de las ocasiones, se ha de vestir de una manera adecuada, dicha ropa se usa exclusivamente dentro de la sala.

Niveles de humedad

El nivel de humedad debe mantenerse constante entre un 40%-60% con ello se consigue que no se produzca electricidad estática dentro de la sala. Por otra parte, no debe de existir condensación del aire.

Electricidad estática

Todas las instalaciones de sala deben de tener una red de tierra independiente de la del resto del edificio. Su resistencia deberá ser muy baja, en el lugar donde se conecten dispositivos eléctricos o electrónicos, material operativo, mobiliario, etc.

Iluminación en salas blancas

Al igual que en cualquier otro espacio, la iluminación debe proporcionar la cantidad de luz necesaria para las actividades que se van a desarrollar. Dado que los procesos que se realizan en ellas suelen requerir un alto grado de precisión un sistema lumínico de calidad se hace imprescindible.

Temperatura

La temperatura de las salas blancas está definida según el tipo de actividad que se realice en ella. Con una tolerancia de temperatura muy limitada, que en algunas industrias puede ser de unos escasos ±0.5°.

Las exigencias referentes al control y estabilidad de la temperatura, exigen que los sistemas de control y regulación de temperatura frío/calor, junto con el propio aislamiento de la sala, consiguen las máximas prestaciones, de eficiencia energética.

A diferencia de otro tipo de instalaciones, la ventilación y temperatura de la sala blanca supone una parte importante de los costes de la misma, tanto en la parte de instalación y puesta en marcha como en la de mantenimiento o consumo de energía.

La dificultad al diseñar el sistema ventilación y temperatura lo define el, en muchas ocasiones el espacio de la sala. Ya que, dependiendo de la clase de la sala, la superficie que ocupa el sistema de ventilación suele ocupar más del 90% de la disponible.

Conclusiones

Ahora ya conoces un poco más en qué son, para qué se utilizan y en qué consiste una sala blanca.

Si tu empresa está interesada en la creación de una sala blanca, desde PROINTER te invitamos a pedirnos que estudiemos tu caso, sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta