¿Cómo mantener una Oficina saludable? Estrategias para tener una buena calidad del aire interior

¿Cómo mantener una Oficina saludable? Estrategias para tener una buena calidad del aire interior

Hoy en día no es necesario que tu empresa estés en Silicon Valley para contar con una oficina moderna, tecnológica y adaptada a sus empleados y trabajadores. Os vamos a explicar lo que se conoce como “oficina saludable”, son hábitos en el entorno empresarial donde se cuida la calidad del aire, con el fin de reducir niveles de contaminantes, alergenos o patógenos externos.

ventilacion espacios trabajo

Esta práctica está cada vez más extendida en el mundo laboral y se puede implantar en cualquier tipo de empresa. Básicamente, se trata de que las empresas garanticen el bienestar y la salud de su personal mientras estén trabajando. Vamos a explicaros qué significa contar con una oficina saludable, cuáles son sus ventajas y como poder conseguir este tipo de instalaciones.

¿Qué es un edificio u oficina saludable?

Antes del COVID-19, ya había una tendencia por construir mejores espacios de oficinas a un nivel higiénico. No es necesario indicar que la vida en la oficina después de la pandemia implica un esfuerzo extraordinario a todos los niveles, haciendo especial hincapié en determinadas áreas. Como nos cuenta la publicación de Harvard University Press – Halthy Buildings, un edificio si cumple una serie de estándares, será saludable.

Estos son los 9 fundamentos para la salud en cualquier tipo de edificio:

  • Ventilación.
  • Calidad del aire.
  • Salud térmica.
  • Humedad adecuada.
  • Limpieza e higiene.
  • Protección y seguridad.
  • Calidad del agua.
  • Control del ruido.
  • Iluminación y vistas.

Si seguimos estas recomendaciones evitaremos el llamado “síndrome del edificio enfermo” (SSE), una definición que adoptó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1982. Este síndrome provoca una serie de síntomas, que pueden extenderse a los propios empleados, provocando, entre otros:

  • Irritaciones de ojos, nariz y garganta.
  • Sensación de sequedad en membranas mucosas y piel.
  • Respiración dificultosa.
  • Eritemas (Erupciones cutáneas).
  • Hipersensibilidades inespecíficas.
  • Náuseas, mareos y vértigos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga mental.
  • Elevada incidencia de infecciones respiratorias y resfriados.

Las oficinas después de la pandemia

Son muchos los expertos que opinan que la oficina no solo son los elementos que la conforman sino, también, las personas que habitan este espacio. Por ello, una oficina moderna también incorpora, entre otras, el teletrabajo, la conciliación familiar, la flexibilidad horaria, las zonas de descanso, etcétera. Consiguiendo bajar la concentración de empleados por metro cuadrado.

Por todo esto, trabajar en un entorno saludable tiene un impacto positivo en una oficina o empresa, que lleve a cabo esta serie de medidas:

  • En los edificios certificados como verdes, los trabajadores obtenían un resultado superior en un 26,4% en tests sobre función cognitiva.
  • En estos mismos edificios, las tasas de calidad del sueño mejoraban en un 6.4%.
  • Además, mostraban una reducción del 30% en la incidencia de síntomas relacionados con “edificios enfermos”, como el asma, alergias o enfermedades respiratorias.
  • Los trabajadores reducen las bajas por enfermedad, en un 35%.

Calidad del aire interior en oficinas

Para mejorar de una manera directa la salud de nuestros empleados debemos tener una excelente calidad de aire, principalmente interior. Para esto debemos realizar una serie de mejoras. Los aspectos esenciales para garantizar que una oficina sea saludable respecto a la calidad de su aire, debemos tener en cuentas los siguientes factores:

  • Calidad del aire esencial: asegurar los niveles básicos de calidad del aire que determinan las autoridades sanitarias.
  • Entorno libre de humos: se debe prohibir el consumo de tabaco en la mayor cantidad de espacios posibles y reducir a mínimos la exposición al humo del tabaco en fumadores pasivos.
  • Efectividad de la ventilación: principalmente, se trata de prevenir los problemas derivados de una mala calidad del aire con una ventilación efectiva y solvente. Asegurar la entrada de aire fresco y reciclado del aire por medios mecánicos y naturales.

No solo hay que cumplir con la normativa

Como ya hemos mencionado, los elementos que ayudan a mejorar la calidad total del aire de las llamadas “oficinas saludables”, son los siguientes:

  • Calidad del aire mejorado: se busca mejorar la salud de las personas y su productividad.
  • Ventilación mejorada: ligado a la ventilación, básicamente, consiste en aumentar el suministro de aire exterior.
  • Introducir ventanas operativas: animar a los trabajadores a que utilicen ventilación natural, cuando la calidad del aire exterior es aceptable, mediante ventanas operativas.
  • Monitorización y control de la calidad del aire: informar y educar a los trabajadores para un mayor control de la calidad del aire interior de la oficina.
  • Gestión de filtración de contaminantes: reducir la transmisión a través del aire mediante filtros.
  • Separación de fuentes: estrategias para aislar las fuentes de olores, gérmenes, polución o humedad a través de puertas destinadas a estos usos.
  • Control activo VOC: las siglas VOC hacen referencia a “compuestos orgánicos volátiles”, por sus siglas en inglés. Para ganar esta puntuación extra, es necesario el uso de filtros avanzados de carbono para reducir los niveles de estas partículas.
  • Control de microbios y mohos: requiere proyectos para conducir inspecciones regulares de cara a eliminar las fuentes de microbios y mohos, gracias a dispositivos de filtrado con luz ultravioleta.

PROINTER cuida el aire de su empresa u oficina

Con el fin de limpiar el aire de contaminantes biológicos y químicos en edificios, incluyendo oficinas, salas de reuniones, despachos de directivos y ascensores. PROINTER ofrece su experiencia en sistemas de ventilación para garantizar la salud de sus trabajadores, consiguiendo reducir y eliminar Patógenos (virus como el COVID-19 y bacterias), Alérgenos (Hongos, esporas de Moho, olores)  y COV´s (Compuestos Orgánicos Volátiles).

Si considera integrar este tipo de mejoras en su empresa, puede pedirnos presupuesto e información sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta